5 claves para mejorar tu tránsito intestinal al viajar

5 claves para mejorar tu tránsito intestinal al viajar

Viajar es toda una experiencia; se aprende cultura, se ven cosas que no tienes en tu ciudad y además te ayuda a mejorar algunas capacidades, como el funcionamiento del cerebro. Al viajar no es nada extraño que el tránsito intestinal se resienta, ya que el cambio de zona puede afectar seriamente a tu aparato digestivo. Por ello, es recomendable que sigas una serie de pautas para regularlo:

5 claves para mejorar tu tránsito intestinal al viajar

  1. No cambies tu horario de comidas: Es muy importante que tu horario de comidas siga siendo el mismo. Si vas a viajar en coche, haz una parada a la hora en la que sueles comer para que tu aparato digestivo no note la diferencia. También es importante que no varíes mucho tu dieta. Si vas a un país extranjero y vas a probar la comida local, asegúrate que contenga la misma cantidad de nutrientes que sueles consumir en casa o eso afectará negativamente a tu aparato digestivo.
  2. Prepárate un poco antes para el jet-lag: En el caso de que vayas a ir a un país que tenga una zona horaria distinta, es bueno que una semana antes vayas preparando tu aparato digestivo. Por ello, preara una organización de las comidas en base al cambio horario para que no te veas afectado.
  3. Toma cosas ligeras después de casa comida: Tras comer, siempre es bueno tomarse un buen yogurt o un delicioso Actimel. Esto ayudará a que tu digestión sea mejor y no sufras ningún problema digestivo durante el viaje.
  4. Descansa lo suficiente: Está claro que en tu viaje querrás hacer muchas cosas, pero también es importante el descanso para que tu aparato digestivo no sufra desajustes. Tras comer camina siempre un poco y luego échate la siesta, nunca lo hagas tras comer. Y recuerda dormir mínimo 8 horas. Si vas a trasnochar por acudir a una fiesta, entonces es bueno que duermas un poco más y te levantes tarde al día siguiente para estar descansado.
  5. Tómate un par de días de descanso en casa antes de volver a la rutina: Del mismo modo que tu aparato digestivo se puede resentir al viajar, puede ocurrir igual en el caso contrario. Si no quieres tener problemas digestivos al regresar de tu viaje es bueno que te dejes un par de días de vacaciones para acostumbrarte de nuevo a la rutina. De no ser así, la vuelta al trabajo no solo te va a resultar pesada sino que además tu aparato digestivo te dará varios toques de atención por el cambio de la rutina diaria.